Sígueme por correo

domingo, 27 de abril de 2014

Membrillero

El año pasado me decidí a sacar un membrillero que crecía en un mal sitio en el campo de mi padre. Siento no tener imágenes del árbol original. Aquel día, cuando ya tenía la planta casi fuera del suelo, empezó a caer una lluvia con viento racheado que parecía que estuvieran arrojando cubos de agua. Tuve que acabar el trabajo con prisas y de cualquier manera, y el corte que dejé en el tronco no fue demasiado afortunado. Sin embargo el ejemplar prometía. Los numerosos chupones habían propiciado la formación de una base amplia, lo cual le daba una cierta conicidad, cosa que, a falta de mucho movimiento se agradece bastante.



Aquellos mismos chupones permitían hacer un trabajo de madera muerta vistoso. Era la primera vez que me ponía a trabajar madera con la dremel y, claro está, me emocioné experimentando con las distintas fresas. Tanto que quemé la madera. Descubrí que hice bien en no estudiar para dentista.





El árbol se adaptó muy bien en su paso a la maceta. Y, sobre todo, ramificó muy decentemente. Tenía todavía el problema del corte demasiado perpendicular en el tronco. Pero ese fallo lo corregiría el año siguiente. La evolución del membrillero a lo largo de 2013 fue así:

Primavera




Verano



Otoño




En invierno aproveché para alambrar las ramas y mejorar el tajo del tronco con un corte inclinado. Los amigos me aconsejaron recortar drásticamente las ramas para obtener una ramificación secundaria más cercana al tronco, pero quería conservar lo conseguido en 2013 y no hice más que un retoque ligero de las ramas. También me aconsejaron hacer un trabajo de madera muerta en el corte y unir esa madera muerta con la de la base. Al final me pudo mi lado miedica e hice una intervención conservadora.




Este año ha brotado estupendamente con una buena cantidad de ramas secundarias; las hojas son abundantes y no demasiado grandes. Le quedan unos cuantos años en la maceta de entrenamiento antes de pasar a una de bonsái. Por el momento, le estoy dando al membrillero una forma ojival, pero le queda mucho camino por delante y todo puede cambiar en el futuro.







2 comentarios:

  1. Poco a poco la copa ya va cerrando, en unos años seguro que estará espectacular.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevará un tiempo en conseguir una copa compacta y cerrada, pero por el momento estoy contento con la evolución que está teniendo. Gracias por tu comentario, Juan.

      Un abrazo

      Eliminar